"No sé yo si mis problemas me puede ayudar a resolverlos un orientador... Estoy cansado de luchar, de discutir con mi familia, en el trabajo, de que nadie me comprenda... Estoy cansada de llevar todo este peso sola... Y lo peor es que no le puedo contar a nadie cercano mi situación... ¿Dios? ¿Dónde está Dios cuando lo he necesitado...? Lo que daría por contar a alguien lo que me pasa, sin que me juzguen otra vez, alguien que pudiera comprenderme... ".

¿Quieres ser comprendido de verdad, valorada, acompañado en tu sufrimiento...? Aunque no lo puedas ver ahora, hay una luz al final del túnel... ¿Quieres que tu vida tenga verdadero sentido? Con la metodología de los Misioneros Urbanos de Jesucristo te ofrecemos orientación personal para ayudarte a salir de ese sufrimiento, de tu dolor, y que tu vida tenga verdadero sentido, el que tú le desees dar. Pero al fin, coherente. Una orientación tanto humana como espiritual si así lo deseas.

-No te vayas -insistió Moisés- Tú conoces bien los lugares donde se puede acampar en el desierto, y puedes servirnos de guía. (NM 10.31)

Por María, quédate en nosotros Jesús.

Contacta
Contacta